Generalista vs. Especialista

– ¿Cómo te ves en cinco años? – Es una pregunta que se hace constantemente en las entrevistas de trabajo, en los exámenes de aptitud o hasta en los formularios para solicitar un crédito. ¿Por qué cinco años específicamente?

Tenemos intereses particulares y habilidades únicas. Cada persona es una combinación de elementos tomados de aquí y de allá, que se van mezclando y amalgamando en un cerebro, cuerpo y ser. Siempre tendrás más de un solo interés en tu vida, por eso, cuando pasas mucho tiempo en el mismo trabajo, te aburres y decides cambiar. Tu mente cambió en ese tiempo, tu situación, tus intereses y tus capacidades. Tal vez cinco años es el periodo promedio en que tu mente cambia, un periodo máximo en el que podemos predecir que seguiremos en una situación similar.

Ya sea que hayas estudiado una carrera o que tengas amplia experiencia en una rama, la vida te lleva a tomar una decisión en un momento determinado, ya sea a diversificar tus conocimientos o seguir por el mismo camino. Ser un generalista, o convertirse en un especialista.

Si eres especialista, tendrás un sello por siempre en tu carrera. Te convertirás en la persona que hace «X» o el experto en «Y». Mientras el mundo se desmenuza en millones de ramas, ser un especialista tendrá muchas ventajas competitivas. Sabrás más que el 90% de las personas en un tema específico, lo que te apartará del resto.

El problema con ser especialista es que tu destino está atado a la necesidad de tu especialidad. Si cae, caes con ella, si cambia, debes cambiar…y pierdes el control. Hoy puedes ser experto en automóviles eléctricos, por lo que tu futuro se ve prometedor, pero en el momento cuando surja una solución más eficiente, estarás atrapado al ser experto en una sola cosa.

Si eres generalista, tienes la oportunidad de crear tu propia identidad, de forjar tu camino de acuerdo a tus propios intereses y capacidades. Si eres experto en automóviles eléctricos, pero decides diversificar y estudiar filosofía, probablemente seas capaz de crear el libro más interesante acerca de la manera en la que el automóvil es un reflejo de nuestro estatus como civilización, lo que te convertirá en una persona particular, que sabe mucho de varios temas y distintas perspectivas.

El problema con ser generalista es que requiere valor, necesitas crear tu propio camino y ser generoso con tu conocimiento.

Así que encuentra tu camino, en uno debes seguir la corriente del mundo y adaptarte, en otro debes seguir la corriente de tu personalidad y hacer que el mundo cambie. ¿Dónde te ves en los próximos cinco años?

Emprendedor y entusiasta de proyectos digitales.

Deja un comentario