Delegar sin depender

Uno de los puntos más importantes para delegar correctamente en marketing (y cualquier rama) es saber cómo hacer lo que delegas. Tal vez no seas el mayor experto, pero debes tener el conocimiento suficiente para hacerlo personalmente si fuera necesario.

Tantos negocios se ven en aprietos por cambios súbitos en personal. Si una persona se enferma, se cambia de casa, se embaraza, se casa, se divorcia, o se aburre; te puede dejar completamente desprotegido. Muchas veces comienzas a ofrecer servicios gracias al nuevo personal que contrataste, el cual deja de hacerse presente un mes después. Esto puede poner en peligro tu estabilidad y de tus clientes, si no organizaste bien tu estructura para delegar. No es culpa del personal, es algo que tú debes prever.

Las personas buscan tener trabajo que les importe, que aporte a su crecimiento personal y profesional. La época en la que la gente tomaba cualquier trabajo por tener estabilidad, ha quedado en el pasado. Es por eso que las generaciones Z y Millennial no tienen inconvenientes en cambiar de trabajo constantemente, están en búsqueda de algo mayor a ellos.

De tu parte queda entender que el personal va a ser cambiante, por lo que debes ser flexible y adaptable.

Una forma de mantenerte al día en todo lo que tus equipos hacen, es hacer una parte de ello tú mismo. No hagas su trabajo, pero encárgate de su rol en una parte de tu negocio, una que seas capaz de mantener el control personalmente. Por ejemplo, si eres una agencia de marketing que lleva 5 cuentas, además de las propias, lo ideal es que tú personalmente te encargues de las redes sociales de tu negocio, así, cuando un community manager se vaya, tú sabes desempeñar el rol, sabes lo que se necesita, lo que funciona, los tiempos que toma y un entendimiento más profundo del desempeño de esa persona. En ese momento, serás capaz de delegarlo correctamente a otra persona o hacerlo tú mismo. Tus clientes no sufrirán las consecuencias y, por consiguiente, tu negocio tampoco.

Otra ventaja de hacerlo de esta manera, es que forzosamente estarás actualizado. Otras personas, aunque tengan suficientes conocimientos, no implementan las mejores prácticas por simple falta de interés, especialmente si no es su negocio. Esto te permitirá implementar tácticas más sofisticadas.

Si estás creando equipos más grandes, cuida la manera en la que los estructuras, ya que nadie debe ser indispensable. Cuando una persona se marche, otros deben ser capaces de asumir sus funciones.

Delegar

Enseñar y aprender debe ser otro elemento clave. Si contratas a una persona que tiene una habilidad que tú careces, debes aprender de ella y enseñarle al mismo tiempo. Los negocios son relaciones humanas y uno de los componentes más importantes de la felicidad laboral es sentir crecimiento y tener aprendizajes. Esto te mantendrá feliz a ti y a tus colaboradores.

 

Emprendedor y entusiasta de proyectos digitales.

Deja un comentario