Filosofía del trabajo líquido

Si bien, la nota Encuentra a tu comprador ideal, no adaptes tu producto habla acerca de encontrar a la persona que pagaría por tu producto o servicio sin importar lo que cueste, vemos que hay ciertos aspectos en tu negocio en los que debes ser inflexible. Especialmente el valor.

En otras áreas de tu negocio, la flexibilidad es importante.

Permite que tu trabajo viva en múltiples formas, especialmente de manera que agregue más valor a tu comprador ideal. Debes encontrar ese sweet spot que permita a tu comprador tener el mayor valor de lo que produces y que al mismo tiempo tú puedas obtener el mayor ingreso posible.

Para llegar a este punto, debes experimentar y permitirte llevar a cabo todo tipo de ejercicios. Para muchos, la manera más efectiva de hacer consultoría termina siendo abrir un canal de YouTube, donde puedes exponer tus conocimientos a las personas que están buscando la información que ofreces. Muchos otros encuentran que su modelo más efectivo es a través de e-mail marketing o programas de referencias.

La filosofía del trabajo líquido es aquella mentalidad que debes tener para buscar siempre aportar el mayor valor posible a tu comprador ideal. Al igual que los líquidos, tu trabajo se debe adaptar a la forma del contenedor. Experimenta, no te cierres a nuevas plataformas, nuevas oportunidades y formas de hacer las cosas.

Recuerda que lo más importante, es el valor que aportes a otras personas. En medida que crezca el valor que aportas, también crecerán tus ingresos.

Emprendedor y entusiasta de proyectos digitales.

Deja un comentario