Impacto en el mundo real con herramientas digitales

Somos personas y respondemos a estímulos reales, a sentimientos tangibles. Las redes sociales se sienten cada vez más reales gracias a que te permiten accesos más profundos a videollamadas, live streaming, ubicación en tiempo real. Nos importa más lo que sucede en ellas, se han convertido en nuestra realidad.

Hoy tengo clientes con quienes jamás he hablado en persona o por teléfono, personas verdaderas que están haciendo algo al otro lado del mundo, pero a quienes nunca he visto. Esas relaciones profesionales son tan reales como otras, incluso más productivas. Quitamos todas las convencionalidades sociales para convertirnos en dos personas haciendo su trabajo de manera responsable en su rincón del mundo, buscando tener un impacto positivo el uno con el otro.

Otro de los proyectos que superviso, genera exposición de emprendedores auténticos que son un ejemplo a seguir, a través de entrevistas escritas y en video con el objetivo de inspirar a otras personas a salir adelante y cumplir sus sueños. Todos los días contactan a personas diferentes que han sido inspiradas a través de su trabajo, generando un impacto real en las redes sociales.

Estoy seguro que la mayoría de los seguidores más leales no leen todas las entrevistas, que no dan like a todas las publicaciones, pero ahí están. No es el detalle a lo que prestan atención, es ver la convicción de otros que están haciendo algo para ayudar. Lo que conecta es el hecho que no desisten en su misión de inspirar. Al final, estamos en la era de la interconectividad y eso es una conexión verdadera.

Vemos el incremento de cuentas que se ofrecen a crecer tus redes sociales usando bots y cuentas fantasma, para lograr métricas de vanidad. Este tipo de servicios cumplen lo que prometen, incrementan las estadísticas, pero el efecto secundario que tienen es contraproducente. Eliminan el factor humano que está detrás de cada cuenta. Es peor hablarle a 5 mil bots que a 2 personas que ponen atención, porque las personas serán capaces de actuar cuando hayan sido inspiradas, los bots te llenarán de likes, pero destruirán tu misión de impactar a otros.

Kevin Kelly creó el concepto de los «mil verdaderos fans», en el que asegura que solamente necesitas un promedio de mil fans de verdad para vivir de lo que haces, sin importar lo que esto sea. Si eres artista, diseñador, freelance, músico, autor; solo necesitas a mil personas para poder vivir cómodamente con lo que haces, no hacer una fortuna, pero sí vivir bien.

Seth Godin acuñó un concepto similar, el de la «audiencia más pequeña viable». Asegura que si creas algo con la audiencia más pequeña en mente, tus ideas se esparcirán mucho más rápido a través de personas, en vez de medios masivos.

Cuando dejamos de enfocarnos en llegar a millones de personas, en tener un impacto global, es, irónicamente, cuando empezamos a dar pasos en esa dirección.

Busquemos recibir un mensaje auténtico en redes sociales, de una persona que quiera hablar con nosotros, no llegar a los 500 mil seguidores sin cara.

 

 

Emprendedor y entusiasta de proyectos digitales.

Deja un comentario