Deja de buscar validación en los números

¿Cuántos seguidores tienes? ¿cuántos años de experiencia te avalan? ¿cuál fue tu calificación en la escuela? ¿en cuántas empresas has estado? ¿cuál es tu límite de crédito? ¿cuánto dinero tienes en el banco?

Los números nos dan claridad en aspectos que de otra forma, nunca tendríamos la oportunidad de entender. Son una manera en si misma de entender el mundo, y hasta cierto punto, los números nunca mienten.

¿Cómo sabemos quién es el mejor equipo de futbol? Los hacemos competir, y el número final te dará la respuesta.

Hemos integrado la búsqueda de los números a nuestra vida diaria. Nos obsesionamos con las pequeñas cifras que dominan nuestra realidad: el dinero que tienes en el banco, el número de seguidores que tienes en tus redes sociales,  o la cantidad de pasos que das en un día.

Está bien monitorear constantemente las cosas que son importantes para nosotros, todo aquello donde busquemos mejorar, pero la obsesión con llegar a números mágicos como si fueran a lograr algo por si solos, nos hace perder la paciencia y el enfoque.

Lo veo todos los días con clientes que me piden que los ayude a llegar a esa marca imaginaria. A tener 10 mil seguidores en Facebook, o en Instagram, tal vez a disminuir su costo por adquisición o CPC. Todas son metas válidas, pero se está dejando de lado lo más importante: ¿qué quieres conseguir con eso?

Buscar el número solo por tenerlo, es uno de los peores errores que cometemos en la vida. Muchas veces queremos llegara a un millón de seguidores, pero cuando descubrimos que publicar cosas que no van con nuestra personalidad, es la manera más eficiente de incrementar el número mágico, vendemos nuestros principios para llegar a esa meta.

No es el número lo que queremos conseguir, sino el resultado que nos traerá ese número.

No buscas tener un millón de seguidores, buscas ser patrocinado por marcas para poder trabajar desde casa haciendo lo que te gusta. No buscas tener un millón de dólares en el banco, buscas la libertad financiera de poder tomar decisiones sin depender de otras personas. No buscas sacar 10 en la escuela, buscas la aprobación de tus padres y maestros.

Dejemos de pensar que los números validan lo que hacemos. Los números son únicamente un indicador, una herramienta más, que nos ayuda a entender mejor el mundo. Si seguimos en una obsesión por lograr metas vacías, perderemos de vista el objetivo real.

Cambia la perspectiva. No sacrifiques tus metas por alcanzar números, sacrifica los números por alcanzar metas.

Algún día podrás pensar: tal vez no tengo un millón de followers, pero las marcas me contratan porque doy resultados, y me dedico a lo que me gusta. Tal vez no tengo un millón de dólares en el banco, pero tengo independencia económica. Tal vez no tengo 10 en la escuela, pero tengo la aprobación de mis padres y maestros porque ayudo a otros después de clases, en vez de llegar a estudiar.

Olvida el número y regresa a tu objetivo.

Emprendedor y entusiasta de proyectos digitales.

Deja un comentario