Ser creativo no es la solución a la vida, es una insignia que cargas por siempre

Idealizamos a las personas creativas. Vemos en nuestros feeds de Instagram las fotografías increíbles de personas excepcionalmente talentosas, y nos hace pensar en el privilegio que tienen al vivir con la capacidad de crear algo que otros no pueden. Sin embargo, para el creativo, la experiencia es completamente distinta. Las personas creativas no siempre viven una relación sana con su creatividad, es un conflicto constante con el que cargan, ya que sienten la necesidad de crear. Para ellos, suprimir su creatividad es como pedirle al río que no corra. Y hacer dinero con tu creatividad, es una de las cosas más difíciles que hacer.

Las personas creativas viven en un conflicto constante entre su necesidad de crear y la necesidad de cubrir lo indispensable para vivir. Muchas veces, aquello que les apasiona, no les permite siquiera cubrir sus gastos básicos, lo que los orilla a tener que conseguir otra fuente de ingresos, probablemente en un ámbito distinto. Al tener que pasar la mayor parte de su tiempo haciendo algo que no los estimula intelectual o artísticamente, hace que se cansen muy rápido de su trabajo, lo que los lleva a tener patrones de rebeldía, insubordinación, hartazgo y bajo rendimiento laboral.

Todo esto se debe a las características que componen a las personas creativas. En estudios psicológicos, se analizó las características de estas personas, ya que aunque todos tenemos el potencial de crear, pocas personas tienen las habilidades necesarias para hacer algo que sea suficientemente distinto a lo que se le ocurre a la mayoría, y que al mismo tiempo, no sea tan distinto que nadie más conecte con ello.

Para ser una persona creativa, no solamente necesitas tener un coeficiente intelectual más alto que el promedio, si fuera así, casi todas las personas con altos IQs serían artistas. Los creativos tienen altos niveles de inteligencia emocional, habilidades desarrolladas en un área particular, capacidad de empatizar con otras personas, y sobre todo, la habilidad intangible de captar lo que es poco convencional y casarlo con lo que es aceptado por todos.

Las personas con altos niveles de creatividad, no pueden evitar serlo. Son como un árbol que da frutos, el árbol no da fruto porque quiere, sino porque está hecho de esa manera. Es lo que hace.

Entonces, las personas creativas viven una vida en la que tienen que encontrar la manera de desahogar su creatividad de forma sana y productiva, teniendo que hacer algo adicional para generar ingresos. Si reprimen su creatividad, los lleva a ataques de depresión y ansiedad.

La creatividad se convierte en una insignia que cargas por toda la vida. Es algo con lo que tienes que lidiar y encontrar la manera más efectiva de usarlo a tu favor en todos los sentidos. Sobre todo porque no significa que generando dinero sea la solución a tus problemas. Para muchos creativos, exponer su obra no los lleva a la felicidad, los puede llevar a sentirse abrumados y ansiosos, porque su obra ya no responde solo a ellos mismos.

Este conflicto es con lo que todo pintor, escritor, músico, escultor, emprendedor y diseñador tiene que lidiar – ¿Divulgo mi arte y me entrego a ella? o, ¿lo hago solo para mí aunque me sienta miserable en un trabajo aburrido que no me emociona?-.

De acuerdo al doctor en psicología, Jordan Peterson, uno de los intelectuales más influyentes del siglo XXI, en encuestas realizadas acerca de la creatividad, se buscaba medir el nivel de cada persona de acuerdo a sus logros en ramas creativas como la música, escultura, pintura, escritura, danza, y más. Entonces, se crearon distintos cuestionarios para analizar la competencia de las personas con preguntas que califican en una puntuación de cero a siete:

0. No tengo conocimiento o habilidad en absoluto

1.- He tomado cursos o lecciones

2.- Me han comentado acerca de mi talento

3.- He ganado algún premio con mi trabajo

4.- He publicado mi trabajo

5.- He vendido una pieza de mi trabajo o lucrado con mi trabajo

6.- Mi trabajo ha sido criticado localmente

7.- Mi trabajo ha sido criticado nacionalmente

El resultado de estos estudios es que la media de resultado en cada una de las áreas creativas, fue cero. Es decir, que la absoluta mayoría de las personas no tienen habilidad en para ningún área de creatividad.

La consecuencia para las personas que no contestaron en cero, es que mientras más alta era su puntuación, era más probable que hubieran repetido esa acción en múltiples ocasiones. Es decir, que si alguna vez has publicado nacionalmente, lo más probable es que ya lo hayas hecho más de una vez.

El éxito para los creativos no es una constante, no vas subiendo escalones de éxito uno a la vez, lo más común es un incremento de cero a cien. Lo más difícil es lograr escalar de cero a uno, después de eso, el ascenso es meteórico.

Si eres creativo, sabes que no es algo común, que tienes la necesidad de hacerlo. Pero ahora también sabes que es algo que nunca podrás evitar, pero que afortunadamente para ti, si continúas constante en tu labor, el crecimiento llegará.

 

 

Emprendedor y entusiasta de proyectos digitales.

Deja un comentario