Escribe tu historia

Los seres humanos tenemos la necesidad de crear historias, ya que son la manera más sencilla para entender el mundo. Si le intentas explicar a un niño lo que es el heroísmo solo con la definición y una breve explicación, tal vez lo entienda, pero no pasará mucho más. Será un concepto que no se quedará. En cambio, si le cuentas la historia de Hércules para ilustrar lo que significa ser un héroe, no solo entenderá el concepto, sino que trascenderá, lo moverá, y lo invitará a actuar.

La importancia de las historias data desde el inicio de la humanidad. Dicen los expertos que los primeros hombres contaban historias de boca a boca para pasar la memoria de sus seres queridos, de lugares que debían evitar y recurrir, así como técnicas de cacería y más. Todo esto antes de que siquiera fuéramos capaces de escribir.

Mientras progresó la civilización, las historias cobraban cada vez más relevancia y se convirtieron en el principal medio de homogeneización de la cultura. Nació la religión. Lo que permitió la escritura tuvo un efecto realmente poderoso, ya que el hombre adquirió la capacidad de acumular conocimiento. A partir de entonces, el progreso fue mucho más pronunciado y acelerado.

El poder de las historias llega mucho más lejos de lo que podemos pensar, ya que para nosotros, no es una parte de la vida por la que nos debamos preocupar, pero su legado está ahí.

Las historias han causado guerras, creado imperios, salvado vidas, elevado carreras y cambiado el rumbo del mundo. Nadie en las cruzadas fue testigo de lo que ocurrió en el nuevo testamento, sin embargo, lucharon fieramente por defender su parte de la historia que les correspondía.

Los grandes autores literarios y directores de cine, hoy son una parte importante de nuestra cultura, ya que ellos diseñan las historias que contamos a las nuevas generaciones y forman los relatos que nos decimos a nosotros mismos. Personas como J.K. Rowling, George R.R. Martin, Stephen King, Steven Spielberg, Stan Lee y George Lucas, prácticamente han sido los encargados de forjar la cultura en la que vivimos, lográndolo a través de sus historias.

Pero, ¿por qué las historias tienen un efecto tan poderoso?

Los científicos han detectado la manera en que se comportan las distintas partes del cerebro y cómo estas responden a estímulos externos. Cuando se cuenta una historia a una persona, o dicha persona ve una película, o lee un libro que cuenta una historia, la parte del cerebro que más se estimula es el sistema límbico. Esta parte del cerebro se le llama de muchas formas: el cerebro reptiliano, el cerebro emocional, o el cerebro antiguo.

El sistema límbico se encarga de las funciones básicas del cuerpo humano, al mismo tiempo se conecta con el resto del cerebro para asociar las emociones con acciones. Se le llama el cerebro antiguo porque evolutivamente, es la parte de nuestro cerebro que se desarrolló primero y que controla todas las conductas básicas.

El sistema límbico se encarga de todo aquello que entiendes, pero no sabes cómo poner en palabras.

Cuando nos cuentan una historia, evoca a nuestras emociones, las cuales son el primer factor que nos motiva a actuar. Es por eso que las historias tienen tanto poder, porque aunque muchas de ellas sean ficticias, llegan directamente a tus emociones, lo que te mueve a actuar.

Las historias no se quedan solamente en lo que está en los libros o las películas. Nosotros contamos historias todo el tiempo. Desde que le contamos a nuestra pareja cómo nos fue en el día, hasta las historias que te cuentas a ti mismo y al mundo.

Un Currículum Vitae o CV, es una historia que le cuentas a las personas que les interesa contratarte. La etimología de este concepto literalmente significa «carrera de vida». Es la manera de contarle a alguien elementos clave de tu vida mediante los cuales seas capaz de comunicar tu historia. Y la entrevista debería de reforzar la historia que cuentas.

Al mismo tiempo, nos contamos una historia a nosotros mismos todo el tiempo. Tal como los superhéroes, definimos cuál es nuestra historia de origen y con lo mismo se dictamina tu camino a seguir y el momento actual que estás viviendo.

Hacer cambios en tu propia historia tiene grandes efectos para ti mismo y para las personas con quienes interactúas en el día a día. Afecta la manera en la que te percibes a ti mismo y eso mismo hace que las personas se comporten de manera distinta contigo.

Tal como los grandes autores de nuestros tiempos, debemos estar conscientes que somos los autores de nuestra propia historia, por lo que debemos tomar en serio nuestro deber de escribirla de tal manera que estemos orgullosos con el desenlace.

Cada vez que veas que tu vida está siendo escrita por factores externos, recupera tu sentido de la autoría y piensa la manera en la que eso puede afectar la historia total que no solo contarás al final de tus días, sino que te cuentas a ti mismo diariamente.

¿Eres un héroe? ¿eres un villano? ¿eres un acompañante? ¿eres el protagonista? ¿eres un elemento clave? No importa lo que hayas sido hasta el momento, pero sal y escribe el clímax y desenlace que quieres.

Emprendedor y entusiasta de proyectos digitales.

Deja un comentario